lunes, 17 de diciembre de 2012

El campero irascible

Afortunadamente, en mi edificio no hay gente rara. En la calle hay (o había) un par de locales con ingresos de dudosa procedencia, pero los vecinos son normales. 

Excepto uno.

No tengo nada claro si es alguien del propio edificio o de alguno de los edificios de al lado y además, por alguna extraña razón, la acústica de mi habitación, justo cuando estoy intentando dormir, es maravillosa para escucharle. No hace rodar canicas por el suelo en mitad de la noche, ni de dedica a cambiar muebles de sitio. No. 

Se dedica a jugar online.

Aún no tengo claro a que juega, pero estoy a punto de saberlo. Es un shooter porque ayer por la mañana estaba mentando a la madre que había dado a luz a la gente contra la que jugaba, por lo visto, uno de ellos le mataba todo el rato por que usaba un arma con silenciador.

El sábado por la noche, estaba describiendo de forma gráfica cosas que pensaba hacer a otro de sus compañero, que hasta donde yo se, creo que son físicamente imposibles, pero al ritmo que evolucionan los juegos de ordenador, nunca se sabe. Todo esto, porque por lo visto, uno de ellos, era un --------- --------- campero. O algo así. 

Creo que también juega de vez en cuando a simuladores de fútbol. No me gusta el fútbol ni los juegos de ese deporte, pero por lo visto, van de hacer preguntas a gritos de forma que la pregunta en cuestión, se esconda entre una buena cantidad de insultos.
- ¿Pero a ver niñato de --- -------, acaso sabes cual es el portero del murcia, ---- -- -- ---- ----? 

Luego otras veces, el chaval, seguro que tiene razón, es culpa de sus compañeros, que invitan a otros amigos sin pedirle permiso: Pero para que ------- invitas a ese, si es un noob que no sabe ni jugar. Mejor que se salga. 
También es posible que tuviera razón el día de: "Pero callate ---------- de ------. Que con esa voz de yonki que tienes, seguro que eres un yonki" o la otra vez que: "pero que te saco nueve años, niñato."

Y así, todos los fines de semana, sábados por la mañana y por la noche y domingos por la mañana.

___

Hoy es el último día (mañana prontito por la mañana como mucho) para mandar las respuestas a la primera pregunta del concurso que inicié la semana pasada:
Si no sabes las respuesta, no pasa nada. ¡Lo importante es participar y sobre todo, ganar un premio fantástico y maravilloso! 
¡Ánimo y suerte!