martes, 18 de septiembre de 2012

Entrada 243

No quiero ni pensar que va a ocurrir el día que mi madre salga de casa y no llame inmediatamente al timbre porque se le han olvidado las llaves...

¡Pero lo espero con infinitas ganas!

Mamá, si lees esto, besitos :)