lunes, 19 de mayo de 2008

La importancia del viento.

Estaba el otro día hablando con una amiga, que desea permanecer en el economato, sobre la distancia a la que podría llegar su wifi y si podría detectarla desde una casa cercana, cuando me dijo algo que en el fondo, tiene su explicación física, como todo:

"Prueba un día que haga viento, que la wifi llega mejor"
Sobra decir que es informática...

La explicación a la que hemos llegado, es que normalmente, si hay viento, hay una disminución de la temperatura, lo que ayuda a la transmisión de una onda EM, de la misma forma que los días soleados y de tormenta hacen más inestable la atmósfera y las ondas se transmiten peor; todos hemos sufrido el perder la wifi del vecino una noche de tormenta...

A la vista de esto, uno se da cuenta, de que al fin y al cabo, una wifi no es más que una onda electromagnética, al igual que la luz visible o que la radio, y por lo tanto, deberían sufrir los mismos fenómenos.

Un espejismo se produce al tener una variación del índice de refracción en en aire, tenemos dos zonas, una encima de otra a diferente temperatura, lo que hace que tengan índices diferentes, esto provoca la desviación de los rayos de luz y por ende, que se vean imágenes que no están donde parece.
Podemos entonces explicar por que a veces las wifis, aunque el ordenador dice que hay cobertura "chachi guay" no se conecta ni de coña.