viernes, 23 de mayo de 2008

Donde jugarán los niños.

Hoy llovía, pero la gente estaba en la calle.

Salia de estudiar pensando en ecuaciones diferenciales, es lo que tiene la física, que puedes ir estudiando por la calle sin necesidad de apuntes, no hay que memorizar, hay que pensar.

Bajaba por la calle Compañía, aka "Calle de los Amigos" y había gente, a nadie parecía importarle la lluvia, casi todos escondidos debajo de ese diabólico invento que es el paraguas.
...
y llegando a la casa de las muertes, escucho: ¡Ha roto la olla! ¡Has roto la olla!

Alguna vez supe que significaban esas palabras. En el fondo de mi cabeza, escondido entre nablas y tensores lo sabia, estaba convencido de que alguna vez lo supe, y de que alguna vez lo dije...

Seguí andando con la duda de lo que alguna vez fuimos hasta que pensé otra forma de integrar la ecuación.

Al final me di cuenta de que los niños estaban jugando al escondite.

¿Donde jugaran los niños?

Cuenta el abuelo que de niño
él jugó
entre árboles y risas y alcatraces de color
recuerda un río transparente sin olor,
donde abundaban peces, no sufrían
ni un dolor.
Cuenta el abuelo de un cielo
muy azul,
en donde voló papalotes que él
mismo construyó.
El tiempo pasó y nuestro viejo ya murió
yhoy me pregunté después de tanta
destrucción
¿Dónde diablos jugarán los pobres niños?
Ay ay ay! en dónde jugarán.
Se esta pudriendo el mundo
ya no hay lugar.
La tierra está a punto de
partirse en dos
el cielo ya se ha roto, ya se ha roto
el llanto gris
la mar vomita rios de aceite
sin cesar.
Y hoy me pregunté después de
tanta destrucción
¿Dónde diablos jugarán los pobres
Nenes? Ay ay ay. ¿En dónde jugarán?
Se esta partiendo el mundo
Ya no hay lugar.